sábado, 1 de febrero de 2014

Alquiler de vivienda en Alemania

Uno de los aspectos traumáticos que van ligados a un cambio de país es la búsqueda de vivienda. En Alemania, como en otros países avanzados de Europa, hay un alto porcentaje de gente que vive de alquiler y no se plantea comprar casa. Además, no existe una cantidad ingente de viviendas vacías como sucede en España. Por estos y otros motivos, encontrar un lugar digno donde vivir no es una empresa fácil por estas tierras. Una experiencia francamente nada agradable.


Cuando decidí venirme a Alemania, mi ignorancia me hizo pensar que esta tarea sería aproximadamente igual que en España: tediosa sucesión de visitas a múltiples inmuebles, elegir el que más te guste y hacer la maldita mudanza. Pero no. Aquí es mucho peor.

Para empezar, aquí no existen prácticamente los pisos amueblados. Y ojo, porque dentro de la categoría de 'mueble' se encuentran cosas como... las bombillas. Es decir, sin amueblar, significa completamente vacío. Cuando empecé a ver pisos no daba crédito. Consistían literalmente en cuatro paredes, suelo y techo. Es habitual que no tengan muebles de cocina, pero incluso los hay que no tienen ni retrete. ¡Por el amor de Dios! ¿Quién en su sano juicio se muda de casa con la taza del váter debajo del brazo?

Por lo tanto, el primer problema está servido. O te traes los muebles de tu residencia anterior o tendrás que comprarte aquí todo lo necesario para llenar tu nuevo hogar. En cualquiera de los dos casos, tu billetera quedará temblando.

Siguiendo con el capítulo económico, el próximo inconveniente nos lo encontramos en el precio del alquiler. La elevada demanda y la reducida oferta derivan en unas rentas generalmente astronómicas. Es común que superen la barrera de los 1000€ mensuales, sobre todo en las ciudades, incluso tratándose de perfectos cuchitriles. En poblaciones menores pueden ser algo menos caros, pero aún desorbitados para el equipamiento que ofrecen.

El siguiente obstáculo estriba en que las mejores viviendas suelen salir al mercado a través de agentes inmobiliarios. Estos deben llevarse su trozo correspondiente del pastel, trozo que sale de tu bolsillo, naturalmente. Por ley, tienen derecho a cobrarte una comisión máxima igual a dos mensualidades de alquiler "frío" —así se denomina la renta que no incluye los gastos de consumo: calefacción, agua, etc—, a lo que hay que sumarle el correspondiente IVA —actualmente del 19%—. O sea, que pueden cobrarte hasta 2,38 mensualidades de comisión. Para entendernos, si la renta mensual es de 1000€, el desembolso sería de 2380€. ¡Ahí es nada!

Así pues, siempre que sea posible, es interesante evitar esa vía. ¿Cómo? Buscando en periódicos y portales inmobiliarios de internet, preguntando a conocidos —si los tienes— y teniendo mucha, mucha suerte. Eso sí, ojo con el número de habitaciones, ya que este incluye todas las estancias que no sean cocina y baños. Eso quiere decir que, un piso de "3 habitaciones", puede tener en realidad solo un dormitorio. Una curiosidad son los pisos de 2,5 habitaciones, de 3,5 habitaciones, etc. Esas "medias habitaciones" son pequeñas estancias no separadas mediante puertas o demasiado pequeñas para tener el rango de habitación completa.

Otra cosa a tener en cuenta es una práctica que parece extenderse cada vez más. Se trata de la SCHUFA, lo que viene a ser un informe de tus "aptitudes" como pagador. A mí no me lo han pedido hasta ahora, pero he visto con frecuencia anuncios donde tener un informe positivo sí es condición para ser aceptado como inquilino. No obstante lo anterior, nadie se libra de la correspondiente fianza, que puede ser de hasta tres meses (+IVA) según tengo entendido, si bien esto depende del propietario.

Finalmente, el hecho de superar todas estas dificultades no significa que ya se pueda vivir tranquilo. No. Una vez instalado, toca lidiar con el reglamento de esa vivienda que tanto ha costado conseguir, el cual incluye, entre otras lindezas, cosas tan rocambolescas como limpiar el buzón —sí, sí, donde te dejan las cartas— o retirar —pala en ristre— toda la nieve que caiga en la vía pública delante de tu casa. Asimismo, cuando te vayas, todavía te espera un último regalo de despedida: repintar la casa completa de arriba a abajo.

Para terminar os enlazo
aquí un artículo con otra experiencia reveladora sobre la búsqueda de vivienda en Alemania. No era muy consciente por entonces pero, cuanto más conozco, más afortunado me siento de tener la que tengo...

13 comentarios:

  1. Contribuyo con lo más rocambolesco que me he encontrado hasta ahora: el Frankfurter Bad (http://de.wikipedia.org/wiki/Frankfurter_Bad). Después de haber visitado unos cuantos pisos, ya me había acostumbrado a encontrarme tazas de váter tras una puerta en la cocina (qué sé yo, igual va bien para controlar el café por las mañanas). Pero lo más surrealista sucedió mientras visitaba un piso en el que, tras haber visto todas las habitaciones, no encontraba ni ducha ni bañera. Así que pregunté: y la ducha? Ah, sí, está aquí. Y me abren una cortina en el salón y allí estaba la bañera, al ladito de la tele!!
    Un post tremendamente útil, señor P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡jajaja! Es de lo más práctico. Puedes ponerte a remojo mientras sigues tu programa favorito :D

      Saludos

      P

      Eliminar
  2. Sin lugar a dudas todo un mundo el del alquiler por estos lares. En mi ciudad es practicamente imposible encontrar algo aceptable sin tener que pasar por agencia, que por estas fechas ya estan pidiendo 3 y 3.5 veces el alquiler. Vamos que como te descuides para entrar a vivir tienes que pagar casi la entrada de la casa como si la fueras a comprar.
    Sin embargo a mi las obligaciones de cuidados, limpieza y pintura me parecen muy bien, aunque sera porque mi casa en Espa;a esta alquilada y alli no nos podemos permitir pedir esas cosas.

    Salu2.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cuando dices "3,5 veces el alquiler" te refieres a la comisión? Si es así, mucho ojo con eso. Hasta donde yo sé, eso no es legal. Por ley, el máximo es de dos mensualidades más IVA. O sea, actualmente, 2,38 veces el alquiler, como comento en el artículo.

    Saludos

    P

    ResponderEliminar
  4. Puede ser que la gente exagere mucho. yo pague bastante menos de 2.38, pero algunos colegas del trabajo me habian comentado de comisiones abusivas de ese tipo. ni idea que fueran ilegales. Gracias por la aclaracion.

    Salu2.

    ResponderEliminar
  5. Sin cocina, sin vater, sin bombillas...son unos cutres.

    A nosotros la dueña nos ha pedido que quitemos los helechos que adornan nuestra ventana. Que porque generan humedad. Con lo cual voy a proponer a esta señora para Premio Nobel en ciencias naturales, al encontrar la manera de hacer del Sáhara un vergel: plantando helechos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo, ya. Así que la humedad insana que tenemos por estos lares es culpa de tus helechos... Pues nada nada, ¡ya los estás quitando, eh!

      ;-)

      Eliminar
  6. Flipando me dejas... 2000 y pico aurelios para la inmobiliaria simplemente por buscarte cuatro paredes peladas. Por qué la gente recurre a ellas, me pregunto, pudiendo emplear ese dinero en comprar algún mueble. También me dejas pensando que no vale la pena ir a trabajar a Alemania a menos que pienses quedarte algunos años, porque todo lo que tienes que comprar para una casa que no es tuya (y me imagino que serán algunos miles de euros) es dinero tirado... Y supongo que tampoco vas a llevarte los muebles de España si solo vas a trabar allí unos meses.

    ¿Será el tema de la vivienda su estrategia de lucha contra la inmigración?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, tú lo has dicho. Eso es precisamente lo primero que respondo siempre que me preguntan sobre la posibilidad de venir a Alemania. Esto es una "inversión" a 5 años vista como mínimo. Entre los gastos de ida, los de vuelta, el tiempo que lleva aprender el idioma y demás historias... no es como para plantearse una estancia corta, francamente.

      Saludos

      P

      Eliminar
  7. primero te felicito ciudadano p. por tus informaciones útiles y le admiro por el gran trabajo y esfuerzo de intentar facilitarle las cosas a tus paisanos. cosa que yo te elijo como embajador en este país (Alemania). permítame la expresión. jejejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. ¡Es todo un honor! :D

      Saludos

      P

      Eliminar
  8. Me ha parecido un poquito alarmista lo de los 1000 euros, ¿no? Vivo en Baja Sajonia y, como lo que quieras no sea un piso en el centro de Hanóver, esos precios aquí no existen. Es cierto que hay poca oferta en las grandes ciudades, pero pago 550 por un piso de 70 metros en el norte de Hanóver. En ciudades más pequeñas de los alrededores, por 600 euros tienes una señora casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno tiene sus experiencias. Esos son los precios que yo veo en mi zona por un piso medio decente. No he dicho que todos los pisos cuesten 1000€. Evidentemente depende de lo que se busque, de las circunstancias personales, de las preferencias individuales, etc.

      La definición de cuchitril, piso decente o señora casa es siempre subjetiva.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.